La construcción de Francisco Pizarro supondrá una inversión superior a 300 millones de euros y llegarán a trabajar hasta 1.000 personas en obra hasta su puesta en operación, en 2022

LIDERAZGO ENERGETICO / ENERGIA LIMPIA XXI. Iberdrola avanza en su estrategia en renovables con el inicio del desarrollo del proyecto Francisco Pizarro que, con una potencia instalada de 590 megavatios (MW) y una inversión superior a 300 millones de euros, se convierte en la planta solar fotovoltaica más grande de Europa.Francisco Pizarro, presentado a trámite ante el Ministerio de Transición Ecológica, ocupará una superficie de 1.300 hectáreas entre los municipios cacereños de Torrecillas de la Tiesa y Aldeacentenera y, en su construcción, hasta su puesta en operación en 2022, llegarán a trabajar hasta 1.000 personas. Su dimensión supera a la planta fotovoltaica Núñez de Balboa que Iberdrola construye en Usagre (Badajoz) que, con 500 megavatios (MW) de potencia instalada, es hasta ahora la más grande del continente europeo. El reporte oficial recogido por Energía Llimpia XXI señala que el proyecto generará energía limpia suficiente para abastecer a 375.000 personas al año, cifra superior a las poblaciones de las ciudades de Cáceres y Badajoz; y evitará la emisión a la atmósfera de 245.000 toneladas de CO2 al año, reforzando la utilidad de esta tecnología para la protección del entorno y la mitigación del calentamiento global.