Ribera saca la batuta y da dos notas a falta de conocer toda la letra de su gran reforma eléctrica

Ribera saca la batuta y da dos notas a falta de conocer toda la letra de su gran reforma eléctrica

Llegaba a la Carrera de San Jerónimo. Hacía tiempo que no iba por allí. Con ganas de oír medidas, no propuestas, que realmente sirvieran para hacer bajar el precio de la luz y la factura de todos los consumidores. Por un lado, el sector no esperaba mucho, y por otro el arco parlamentario se mostraba ansioso de escuchar a la ministra y conocer las medidas.

El PP porque quería oír de la boca de Teresa Ribera lo de la suspensión del impuesto del 7% a la producción de energía eléctrica. Unas horas antes, como si se tratase del patio del colegio, ingresaban en las Cortes una Proposición de Ley con esta medida. Así, se apuntaban el tanto. El caso es que al PSOE le ha salido el tiro por la culata. Alguien se ha ido de la boca y el PP se la ha jugado. Ahora no quedan muy allá. La misma medida ambos partidos.

En Unidos Podemos esperaban bastante más. Tenían ganas de que Ribera soltara alguna ráfaga que dañara a lo que ellos llaman el oligopolio eléctrico. Pero han sido balas de fogueo. Tal y como han jugado hoy en la Comisión los portavoces con que lo anunciado por Ribera era música para los oídos. Fíjense, en Unidos Podemos esperaban un concierto de Rock’n Roll, y se han quedado con las ganas porque Ribera solo ha sacado la batuta y ha dado dos notas. Eso sí, ha vuelto a anunciar que hará de aquí a final de año un montón de medidas de choque y que se hará una reforma estructural.

Vayamos por partes. Lo novedoso. Ribera suspenderá el impuesto a la producción de energía eléctrica. ¿Por qué lo hace ahora cuando el PSOE se ha negado durante años a hacerlo? La respuesta es fácil. Porque ahora puede. El Gobierno lo que hace es compensar a los consumidores. Lo explico. El Estado va a recibir en 2018 cerca de 1.500 millones de euros por los derechos de emisiones de CO2, una cantidad que hasta ahora rondaba los 450 millones de euros, de los cuales el 90% iban contra los costes del sistema.

Este año, como el precio medio del CO2 ha pasado de cinco y pico euros por tonelada a casi 15 euros de media por tonelada de CO2, el Estado se ha encontrado un caramelo en la puerta del pool. Menudo regalo.

El Gobierno suspenderá el impuesto del 7% a la producción eléctrica: la factura de la luz será un 3%-4% más barata

Si el sistema eléctrico ya de por sí tenía superávit tras los recortes del Gobierno del PP, con los 1.000 millones de más percibidos por el CO2 puede darse el lujo de reducir la parte de ingresos. ¿Cómo lo hace? Con una suspensión del IVPEE. ¿Eso que significa? Que no lo va a eliminar, principalmente porque hacerlo es mucho más jaleo. Tendría que cambiar la Ley y de esta manera, es solo integrar una modificación. En vez del 7% ahora quiere el Gobierno que ponga una cifra cercana a cero. Pero no ha especificado cuál.

Consecuencias. La supresión temporal del IVPEE durante los últimos tres meses del año va a suponer solo una reducción de la factura de un consumidor medio con tarifa PVPC de unos 4-5 euros. ¿Tanto revuelo para esto? Si lo extrapolamos a un año entero sin el IVPEE, la medida rebajaría el recibo en ¡18 euros! Es decir, que se pasa de pagar 60,5 euros a 59 euros al mes.

La ministra dijo que la suspensión se mantendrá hasta que el Gobierno apruebe una reforma fiscal global de la energía y luego se verá si regresa o se mantiene sine die su suspensión o se elimina del todo. Del resto de impuestos no se ha atrevido la ministra a anunciar nada porque están viéndolo. Eso sí, con el IVA no esperen una gran cosa. La luz seguirá siendo un bien no necesario (Este palabro me lo he inventado) No como el cine.

Luego habrá que ver si la eliminación del IVPEE se traslada realmente al precio del pool. ¿Se acuerdan de lo que ha pasado con el IVA en el cine? Pues eso. Mientras tanto, habrá que esperar. De momento, el anuncio de la ministra ha tenido efecto en los mercados de la electricidad. Los futuros del mercado español cayeron nada más conocerse la medida. El Cal 19 cedió dos euros MWh y pasó de 62 a 60 euros MWh en un par de horas. También bajaron los precios referenciados para octubre, noviembre y diciembre. Así, que de momento, algún efecto ha tenido y se ha parado la escalada de precios.

Quien parece tener mejor cara es la industria. Una de sus grandes reclamaciones se va a cumplir. Y a los grandes consumidores eléctricos la factura les bajará un 5%. Que eso cuando se consumen muchos kilovatios hora se nota y lo agradecerán. Luego habrá que ver cómo queda su subvención de la interrumpibilidad.

La otra gran preocupación del Gobierno es el bono social. Ha anunciado un bono social para la calefacción. Pero poco más. Se da de plazo otros seis meses para sacar adelante una nuevo bono social de la luz que dé mayor protección a los consumidores vulnerables. Mientras tanto, los consumidores que aún no han solicitado el nuevo bono social de la luz podrán tener más tiempo para hacerlo ya que el Gobierno tiene pensado declarar otra prórroga ya que el plazo finaliza a primeros de octubre.

El Gobierno ampliará el bono social de la luz y creará uno nuevo para la calefacción

En cuanto al nuevo bono para la calefacción, también denominado por la ministra como bono social térmico, está todo por ver. Se supone que los beneficiarios serían los mismos, pero claro no es lo mismo el frío que hace en Palencia que el que hace en Canarias o en Marbella. Y todo eso lo tienen que medir. El modo de pago también está por ver, aunque todo indica que será un cheque.

De lo que no ha hablado la ministra es de quién financiará ambos bonos. Si las compañías eléctricas (comercializadoras) o se hará una parte o el todo a través de los PGE. Ahora que el Gobierno quiere subir tanto los impuestos a lo mejor recae en los PGE. Pero está por ver.

Tras estos dos anuncios llegaron otras propuestas. Por ejemplo, con el mercado marginalista de la electricidad. No le gusta a la ministra. Cree que está totalmente desfasado. El problema es que es el mercado que hay en toda la UE y cambiarlo sería complicado. Busca Ribera que en l pool no se contrate tanta energía, tal y como sucede en Francia. Allí, la nuclear o buena parte de ella va toda a contratos bilaterales. Ribera quiere que España se convierta en Francia pero con renovables.

Ribera quiere dejar las cosas claras y su objetivo es conseguir un sistema eléctrico 100% renovable. Para ello va a sacar más subastas de renovables pero las normas más sencillas y sobre todo sin tener que cambiar las reglas de juego a mitad del partido como ha sucedido con la moratoria de 2012.

Pretende el Gobierno que los inversores regresen a España para instalar renovables. Complicada tarea sobre todo por el daño causado por el anterior Gobierno. Ahí están las 42 demandas en las cortes de arbitraje internacional que reclaman 10.000 millones de euros. Pero también le preocupa la situación de los pequeños inversores nacionales a los que les gustaría aplicar alguna medida correctora, sin especificar cuál.

Ribera quiere regular el almacenamiento energético y favorecer el autoconsumo compartido

A la eólica le ha tocado un premio importante con la repotenciación de las máquinas nuevas. Al igual que el sector del almacenamiento energético también estará regulado. El objetivo es que los precios sean más regulare y no haya tanta volatilidad en los mercados.

También el autoconsumo compartido será protagonista. Quiere que sea una realidad. En un país donde la mayoría vive en pisos es necesario que se regule bien esto si se pretende que el autoconsumo forme parte importante del sistema.

Pero no solo con renovables se conseguirá hacer bajar el precio de la electricidad. La ministra quiere que por ejemplo se cree un mercado de capacidad donde oferta y demanda compitan en las subastas. Si esto fuere así, probablemente el dinero destinado a pagos por capacidad o interrumpibilidad será aún menor y será beneficioso para todos los consumidores.

En definitiva, la música suena, pero hay que ponerle la letra a todo esto, y también los números. La ministra no quiso mojarse en dar cifras. Todo hay que valorarlo, pero suele ser normal que los cambios cuesten dinero, sobre todo al principio, para luego ir recuperándolo con menores precios eléctricos. La gran reforma se acerca, pero habrá que ver cómo queda todo y luego si puede sacarlo adelante solo con 84 diputados. Para muchas cosas necesita el Gobierno el apoyo de la oposición y la batalla será dura.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

logo-jpl-consultoriape

Ahorro y confort unidos para su bienestar.

Le ayudamos a realizar una gestión eficiente de la energía
para reducir costes y mejorar su competitividad.

Contacto

Avda. Carlota Alessandri, 256, 29620 Torremolinos (Málaga)

Desarrollado por Websites Málaga