Operación Ámbar: la Justicia actúa contra las comercializadoras ‘piratas’ que habían estafado cientos de millones al sistema eléctrico

Operación Ámbar: la Justicia actúa contra las comercializadoras ‘piratas’ que habían estafado cientos de millones al sistema eléctrico

El juez de Instrucción Número 1, Santiago Pedraz, ha puesto en marcha la denominada Operación Ámbar con la que pretende poner ante la Justicia a los grandes estafadores del sector eléctrico español.

Este martes, agentes de la UCO de la Guardia Civil han realizado varios registros en Madrid y Barcelona y han detenido al menos a 14 personas vinculadas con el fraude en el sistema eléctrico a través de las denominadas comercializadoras piratas, según adelanta el diario El País.

Fuentes judiciales y de la Guardia Civil no pueden informar aún más sobre la Operación Ámbar ya que continúa abierta y podría haber más registros en otras ciudades y aumentar el número de detenidos.

Según las primeras pesquisas, el fraude de estas empresas alcanzaría los 76 millones de euros, de los cuales 14 millones serían a Hacienda.

Para entender bien qué es lo que hacían estas comercializadoras de electricidad piratas hay que retroceder al menos hasta 2012 o 2013, años en los que nacieron las primeras comercializadoras.

La empresa de turno comunicó el inicio de la actividad de comercialización, así como la correspondiente declaración responsable. Como todas las comercializadoras tuvo que poner por delante unas garantías por si hubiese problemas a la hora de adquirir la electricidad en el mercado.

Inmediatamente, la compañía anuncia a sus potenciales clientes descuentos del 20%. Y comienza a conseguir una cartera de clientes importante. Miles de personas se suman a la comercializadora. Los descuentos merecen la pena.

Cuando la compañía cree que ya posee una cartera suficiente de clientes inicia sus maniobras para llevar a cabo la estafa al mercado. Lo normal es que las comercializadoras acudan al mercado diario para adquirir la electricidad.

En este caso, la empresa sancionada decide no ir. Renuncia por sistema comprar la electricidad para sus clientes en el mercado diario. Entonces, ¿cómo adquiere la electricidad? Al poseer una cartera de clientes importante, el mercado conoce toda la electricidad medida en sus contadores. Y toda esa electricidad va destinada a lo que se conoce por desvío. Y se le asigna el precio de desvío. ¿Qué sucede? Que no puede pagarlo. Sus garantías, como cualquier otra comercializadora, alcanzan como máximo el 5% del consumo de sus clientes. Y tiene que responder por el 100% de los mismos. No puede y no lo paga. Pero tiene la electricidad. Las bondades del mercado, que en este caso peca de ser demasiado garantista.

La normativa dice que para cubrir lo que una empresa no paga en el desvío, la deuda la tienen que pagar entre las compañías comercializadoras que han acudido al desvío e incluso algunas compañías de generación que no han vendido su electricidad en el mercado diario.

Al final, estas compañías que pagan la deuda trasladan al consumidor lo que pagan por estos desfases del mercado y aquí nadie se entera. La tarifa eléctrica es tan compleja que se le puede inyectar cualquier partida que entre tantos millones de usuarios nadie se entera. Pero al final se cubre el agujero que deja de pagar esta empresa.

Cuando Red Eléctrica da la voz de alarma, comienza el bloqueo a estas comercializadoras, pero hasta que se produce algún tipo de sanción por la CNMC o por el Ministerio de Energía ya es tarde. Ya han pasado años y esa comercializadora eléctrica ya no existe, o sí, pero está vacía.

Los estafadores se han llevado a todos los clientes a otra empresa, una nueva comercializadora, con la que seguir realizando la estafa. Y así sucesivamente. Además, no pagaban el IVA de la electricidad que no compraban pero que suministraban a los clientes por lo que el agujero también recayó en Hacienda.

Según cuenta El País, toda la investigación por parte de la Guardia Civil se ha llevado a cabo gracias a varios expedientes de la CNMC contra estas comercializadoras.

Aunque no han salido los nombres de las empresas y sus cabecillas (serán públicos en cuanto termine la Operación Ámbar), este diario puede poner sobre la mesa los nombres de esas empresas y los presuntos estafadores y algunos de sus testaferros que actuaban de manera fraudulenta de manera sistemática en el sector eléctrico. Estos nombres y empresas salen de los distintos expedientes que ha abierto la CNMC anteriormente.

Existen dos nombres: Ignacio Freixedas Pascual y Carlos Sánchez Cañadell. Más conocidos en el mundillo eléctrico como los piratas de Valencia. De su nombre han salido una cadena de comercializadoras eléctricas con origen en la capital levantina. Estas son algunas: Europa Global Energy; Euroenergía de Levante; Elecval y Cenermed.

Freixedas adquirió una empresa que se llama Re Nuevo 100 SA en 2014. En esa empresa que se dedica a Comercio al por menor de artículos de segunda mano en establecimientos. Se quitó de en medio, y puso a su cargo a la empresa pantalla Marvel Gains, registrada en Barcelona. Esta empresa tiene un representante que es Francisco Pérez Gargallo.

Este hombre es a su vez el administrador único de otras dos comercializadoras eléctricas piratas. Se trata de Nortedison Electric, radicada en el País Vasco, y de Electro Soporte Comercial y Gestión SL, de Barcelona.

Antes en esta última empresa, figuraba otro nombre, el de María Rosa Imbert, que también estaba ligada a otra comercializadora pirata. Se trata de Comercial Eólica Suministro de Energía, radicada en Madrid en diciembre de 2012.

No se sabe con certeza si son ellos, y será la Justicia la que tenga que poner orden en todo esto, pero todas estas comercializadoras han sido sancionadas por la CNMC y el Ministerio de Energía.

Fuentes del sector elevan el fraude de estas comercializadoras piratas a más de 200 millones de euros en los últimos años.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

logo-jpl-consultoriape

Ahorro y confort unidos para su bienestar.

Le ayudamos a realizar una gestión eficiente de la energía
para reducir costes y mejorar su competitividad.

Contacto

Avda. Carlota Alessandri, 256, 29620 Torremolinos (Málaga)

Consultoría Energética JPL